NICARAGUA PERDIÓ COMPETITIVIDAD EN AMÉRICA LATINA, PERO MEJORÓ FACTOR SEGURIDAD

Nicaragua perdió competitividad en América Latina, según el informe global de competitividad elaborado por el Foro Economico Mundial. El país se ubicó en el puesto 108 entre 140 países.

Según el presidente del COSEP Jose Adán Aguerri, Nicaragua mejoró en factor seguridad.

El informe señala dentro de los aspectos positivos del país, el bajo déficit público, el bajo nivel de endeudamiento, la alta penetración de telefonía celular, así como el nivel de apertura comercial y flexibilidad en el mercado laboral.

Sin embargo, hay aspectos negativos que afectan el desempeño competitivo del país. La mala calidad de la infraestructura portuaria y aeroportuaria, la mala calidad de la educación, la baja preparación tecnológica y la falta de innovación y sofisticación de los negocios, son parte de los factores que contribuyeron al mal desempeño del país en el indicador. Así también, la poca confianza en el sistema político y la falta de independencia del poder judicial, genera problemas en la competitividad del país, de acuerdo al informe.

100% Noticias

FacebookTwitterWhatsAppCompartir

VENDEDORES DE ARTESANÍA EN GRANADA ESTÁN INCONFORMES CON NUEVA UBICACIÓN

Desde su inicio, la Feria de Artesanía forma una parte integral del Festival Internacional de Poesía de Granada. También en este año, que se celebra la undécima edición del festival que atrae a poetas de más de 50 países del mundo. Pero algo cambió.

El visitante puede leer en el folleto oficial que la Feria de Artesanía está en la Plaza de Los Leones, sin embargo, ahí sólo se encuentra la Feria de Libros. Los artesanos de Masaya, que en su mayoría han venido cada año al Festival, fueron trasladados a la Iglesia de Guadalupe que queda a seis cuadras del Parque Central de Granada.

FALTA DE MOVIMIENTO E INFORMACIÓN

Los artesanos se muestran muy decepcionados de su nuevo puesto. “Comparado con años anteriores, la venta va mal, porque el Festival movió la Feria acá a la Iglesia de Guadalupe. Antes estábamos al lado de la tarima, donde los poetas hacen la presentación. Estuvimos en medio de todo el movimiento”, dice el productor Walter Hernández.

Según Hernández, muy pocos turistas bajan a este lugar y dice que “lo que hemos vendido nunca va a cubrir nuestras inversiones. El Festival no da resultado”.

Los vendedores critican también la falta de información sobre su nueva ubicación. Varias personas realzan que por lo menos se debería poner un rótulo en el centro para guiar a los turistas y participantes del Festival a la Feria.

María Guevara que ha venido a vender sus productos desde el primer año, dice: “Ahorita no he vendido ni un peso. Aquí no vendemos nada. No vienen los turistas ni tampoco se presentaron los responsables que nos han botado hacia acá”.

Sobre la razón por el traslado, Guevara dice: “No sabemos por qué. Pero cuando vinimos para instalarnos en el centro, nos dijeron que la Alcaldía ya no quiere tener la Feria allá”.

LA VENTA BAJA CONSIDERABLEMENTE

En el nuevo lugar, Lucrecia González y su esposo Jairo Sandino venden alrededor de 200 a 300 córdobas al día. Como afirma el pintor Sandino, esto significa una baja en las ventas entre 70 a 80 por ciento.

“Otros años vendimos bastante y nos quedaba ganancia. Ahora que nos mandaron prácticamente al lago, ni nos alcanza para la comida”, declara González. Por el momento, la productora no sabe si bajo estas condiciones regresará el año que viene: “Lo vamos a pensar. También porque con este acto quitan la estimación a los productores. No lo entiendo, porque la poesía y la pintura encajan muy bien, ¿o no?”, se pregunta.

Según su esposo, la gente comentó que la Alcaldía cambió de sitio a los artesanos por la mala imagen que los puestos de venta dan a la plaza. “Quieren reordenar la ciudad”, dice Sandino, “pero no pienso que los artesanos damos una mala imagen. Al contrario, muchos admiran nuestras obras y valoran el trabajo de las manos laboriosas que tenemos en Nicaragua.”

El carpintero José Ignacio Balladares es el único que afirma que sus ventas son comparables a los años anteriores. Sin embargo, espera que todavía el negocio mejore: “Siempre las ventas buenas se dan en los últimos días”, dice el artesano de Masaya que vende sillas y otros muebles.

END