¿CÓMO SABER SI TE ESTÁN ROBANDO WI FI? Y ¿CÓMO EVITAR QUE LO SIGAN HACIENDO?

En tiempos de televisión bajo demanda, redes sociales y comunicaciones instantáneas, la velocidad de las conexiones inalámbricas en el hogar es una cuestión de enorme importancia. Muchas veces el Wi Fi parece ir más lento de lo habitual y esto puede deberse a que haya usuarios no autorizados usando la red, publicó Infobae.

¿Pero cómo averiguarlo?

Existen varias aplicaciones que permiten escanear la red y averiguar quiénes están conectados, para luego bloquear a aquellos que sean desconocidos. Fing, disponible en Android y iOS, es una de ellas (y además gratuita) que nos dice cuántos dispositivos se encuentran online, según explica el sitio especializado AndroidPit.

La aplicación provee la marca, dirección de IP local y dirección MAC de cada uno de éstos, de modo que es posible saber si hay algún desconocido que posiblemente sea un ladrón.

Pero ese es sólo el primer paso.

Cuando se tiene la certeza de que hay un dispositivo robando la conexión, es posible limitar su acceso escribiendo la dirección de IP del router en la barra de direcciones del navegador. Esto permite ingresar al panel de administrador del router y bloquear la dirección MAC del ladrón.

Otra opción es permitir que sólo dispositivos conocidos se conecten, proveyendo la dirección MAC de cada uno de estos, pero de esta manera se impedirá que los visitantes ocasionales se conecten a la red.

Además de Fing, existen otras opciones exclusivas para computadoras que utilizan Windows, para las Mac, de Apple o para el sistema operativo Linux, así como algunas más polivalentes que pueden ser usadas en cualquier sistema operativo.

FacebookTwitterWhatsAppCompartir

NIÑA INGLESA DE 7 AÑOS HACKEA RED WIFI EN 10 MINUTOS

Una niña de siete años aficionada a la tecnología necesita poco más de 10 minutos para hackear una red inhalámbrica o wifi pública.

Es lo que descubrió una empresa especializada en seguridad informática que quiso alertar sobre los peligros de conectarse a redes wifi sin la seguridad suficiente.

Betsy Davis es una niña de siete años que vive en Londres y a la que le gusta la tecnología.

La empresa de seguridad, denominada Hide My Ass, la puso frente al reto de intentar hackear una red wifi en un experimento “ético” controlado.

Betsy lo logró en solo 10 minutos y 54 segundos tras buscar en Google y mirar un tutorial por Internet que explicaba cómo hacerlo.

Los puntos de acceso público a Internet, conocidos en inglés como “hotspots”, son las redes que hay en bares, restaurantes, edificios públicos o incluso en zonas abiertas de las ciudades, como los parques.

Los hackers pueden acceder a los datos que se introducen a través de esas redes cuando los usuarios entran en su perfil de una red social, por ejemplo, o cuando se comunican con su banco.

“Los resultados del experimento son preocupantes, pero no del todo sorprendentes”, afirmó el hackeador profesional Marcus Dempsey, que trabaja analizando la seguridad en las redes de las empresas.

“Sé lo fácil que es para cualquier persona entrar en el dispositivo de un extraño y, en un momento en el que los niños suelen saber más de tecnología que los adultos, hackear puede ser literalmente un juego de niños”, añadió Dempsey.

Tomado de la BBC.