PRESIDENTE DE TURQUÍA APROBARÍA “SIN DUDAR” LA PENA DE MUERTE

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, afirmó este sábado que tras una posible reforma constitucional, aprobaría “sin dudar” el texto que restablecería la pena de muerte.

“Las familias de los mártires, las familias de nuestros héroes no deben inquietarse. Creo, si Dios lo quiere, que el Parlamento hará lo necesario sobre nuestras exigencias sobre la pena capital luego del 16 de abril”, declaró Erdogan, agregando que él aprobaría el texto “sin dudar”.

Desde el fallido golpe del 15 de julio, el presidente repitió en varias ocasiones que aprobaría el restablecimiento de la pena capital en caso del voto en ese sentido del Parlamento.

Para ganar el referendo, cuyo resultado se anuncia ajustado, Erdogan necesita los votos del electorado nacionalista, mayoritariamente favorable al restablecimiento de la pena capital para castigar los crímenes de naturaleza “terrorista”.

FacebookTwitterWhatsAppCompartir

CONDENAN A 45 ESTUDIANTES EN TURQUÍA

 

La justicia turca condenó este martes a diez meses de prisión a 45 estudiantes por haber manifestado en 2012 contra el entonces primer ministro, y actual presidente, Recep Tayyip Erdogan, quien visitaba su universidad en Ankara.

Los estudiantes fueron condenados por un tribunal de Ankara por haber violado la ley al perturbar a Erdogan, que en el ejercicio de sus funciones durante su visita a la Middle East Technical University, según la agencia de prensa oficial Anadolu.

Erdogan había visitado la universidad para asistir en directo a través de un enlace por video a la puesta en órbita de un satélite de observación turco por un cohete chino.

Las fuerzas de seguridad dispersaron entonces con gases lacrimógenos y cañones de agua a los estudiantes que manifestaban contra su visita.

La oposición había criticado la intervención de la policía, considerando que había sido muy violenta para una manifestación relativamente menor.

Aykan Erdemir, un exdiputado del Partido Republicano del Pueblo (CHP, principal formación de la oposición), criticó la decisión del tribunal.

“Es triste ver que las penas de prisión son siempre la respuesta preferida del gobierno turco a las críticas y a las manifestaciones estudiantiles”, declaró a la AFP.

RUSIA ANUNCIÓ REPRESALIAS ECONÓMICAS CONTRA TURQUÍA POR EL DERRIBO DE SU AVIÓN MILITAR

El mandatario Vladímir Putin decretó este sábado sanciones económicas especiales contra Turquía tras el derribo del cazabombardero ruso Su-24 por parte de la Fuerza Aérea turca en una región fronteriza de Siria el pasado martes 24 de noviembre.
 
Las medidas incluyen, entre otras cosas, la suspensión de los vuelos chárter entre Rusia y Turquía, la prohibición de emplear trabajadores turcos en empresas rusas y el restablecimiento de visas entre ambos países, según el texto publicado por el Kremlin.
 
El presidente de Rusia también ordenó prohibir las importaciones de ciertos productos procedentes de Turquía. También ordenó prohibir o suspender la actividad de las empresas que se encuentran bajo jurisdicción turca.
 
 
 
A partir del 1 de enero de 2016 los empleadores rusos no podrán contratar a ciudadanos turcos. El Ministerio de Exteriores ruso debe enviar a Turquía de manera urgente una notificación sobre cambios en las leyes migratorias, concretamente sobre la suspensión de la política de exención de visados para los ciudadanos de Turquía que estaba en vigor desde el 2011. Esto implicaba que los ciudadanos turcos podían permanecer en Rusia 30 días y los rusos 60 días en Turquía, ambos sin necesidad de obtener un visado.
 
Por su parte, el presidente turco Recep Tayyip Erdogan dijo, también este sábado, estar “triste” por el derribo del avión militar ruso. “Hubiéramos preferido que esto no ocurriera, pero ocurrió”, declaró durante un discurso en Burhaniye.
 
Ante el castigo de Putin, el gobierno de Erdogan recomendó a sus ciudadanos aplazar todo viaje no urgente a Rusia. Este llamado fue realizado debido a las “dificultades que están teniendo los ciudadanos turcos que viajan o residen” y estará en vigor “hasta que la situación se aclare”, según indicó el ministerio de Relaciones Exteriores turco.
 
INFOBAE

TURQUÍA: LAS FUERZAS DE RECEP ERDOGAN REPRIMIÓ BRUTALMENTE UNA MANIFESTACIÓN ESTUDIANTIL

Las elecciones en Turquía no han terminado con el clima de tensión que atraviesa el país desde hace varios meses. El viernes 30, la policía turca reprimió brutalmente, con disparos de balas de caucho y granadas lacrimógenas, una manifestación de estudiantes críticos con el Gobierno, según pudo constatar un fotógrafo de la AFP.

La violenta operación policial fue en respuesta a una protesta de unos 200 estudiantes ante la Universidad de Estambul, la más antigua del país, en contra del Consejo de Enseñanza Superior (YÖK), que festejaba el viernes su 34º aniversario.
Creado en 1981 por la junta militar, el YÖK, que es el órgano que supervisa la organización de las universidades, es considerado un instrumento de control. El movimiento estudiantil turco viene pidiendo su abolición desde hace años.
Los policías antidisturbios cercaron y enfrentaron a los estudiantes y realizaron muchas detenciones, constató el reportero gráfico.

“La juventud no será intimidada, Erdogan y el YÖK se hundirán”, se leía en las pancartas que llevaban los estudiantes. “El gobierno asesino deberá rendir cuentas”, gritaban.

El partido del presidente Recep Tayyip Erdogan –Partido de la Justicia y del Desarrollo (AKP, islamo-conservador)– ganó las elecciones legislativas anticipadas del pasado domingo con el 49,4% de los votos.

Los comicios habían sido convocados después de la derrota de Erdogan en las elecciones del 7 de junio pasado, en las que había perdido la mayoría del Parlamento. Entre una elección y otra, además, la violencia regresó a las calles de Turquía con una serie de episodios que colaboraron con la campaña del miedo promovida por Erdogan.
La policía utilizó gases lacrimógenos y balas de goma
En julio, el conflicto armado que opone desde 1984 a los rebeldes del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) a las fuerzas de seguridad turcas se reanudó después de que se rompiera la tregua que regía hacía dos años en el país.

Otro elemento consiste en la presencia terrorista: la guerra que arrasa la vecina Siria desde hace cuatro años ha alcanzado a Turquía.

Por último, tras un primer atentado en julio en Suruc, en el sur del país, otro atentado que el gobierno de Erdogan atribuyó al Estado Islámico (ISIS) y al PK, sacudió la ciudad de Ankara, donde perdieron la vida 102 personas que participaban en una manifestación por la paz.

INFOBAE

ERDOGAN ENCARCELÓ AL DIRECTOR Y AL JEFE DE REDACCIÓN DE UNA REVISTA

Un tribunal de Estambul imputó y detuvo este martes a dos responsables de la revista turca de oposición Nokta, que en su último número criticó la victoria del partido del presidente Recep Tayyip Erdogan.

“El redactor jefe, Cevheri Güven, y el director de la publicación, Murat Çapan, fueron inculpados y encarcelados por intento de golpe de Estado”, dijo a la AFP un periodista de Nokta.

Ambos habían sido arrestados en Estambul el lunes tras la publicación del último número, cuya portada califica el triunfo por mayoría absoluta del Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) en las legislativas del domingo como “el principio de la guerra civil”.
En una redada en las oficinas de la revista opositora, la policía de Turquía confiscó la última edición y detuvo a Güven y Çapan, cumpliendo órdenes del quinto Alto Tribunal Penal de Estambul.

No es la primera vez que el gobierno turco persigue a Nokta. El pasado 14 de septiembre fue el objetivo de otra redada de la policía, por difundir un fotomontaje en el que el mandatario turco aparecía sonriente haciéndose una selfie ante el féretro de un soldado turco asesinado.
Una de las tapas de Nokta que ya le había generado problemas con el gobierno de Erdogan a la publicación
La semana pasada la policía tomó por la fuerza dos cadenas de televisión del grupo Koza-Ipek, cercano a la oposición, siguiendo una orden judicial. Desde entonces, 58 periodistas del grupo han sido encarcelados, según la prensa local.
La victoria del domingo con el 49,36 % de los votos hace temer aún más a los detractores de Erdogan un giro autoritario y nuevas presiones contra la oposición y la prensa.

Antes de los comicios ya hubo varias advertencias por parte de medios internacionales para que se detuvieran las amenazas y los ataques a la prensa opositora. Directores de más de 50 medios de comunicación enviaron una carta abierta a Erdogan en la que expresaban su profunda inquietud por el deterioro de la libertad de prensa en el país en vísperas de las elecciones legislativas del domingo.

A su vez, el sábado 31 el Instituto Internacional de Prensa (IPI, por sus siglas en inlglés) publicó un devastador informe elaborado por una coalición internacional por la Libertad de Expresión en una misión de emergencia en Turquía. El reporte alertaba sobre una aumento de las presiones sobre los medios de comunicación en el período entre las elecciones parlamentarias de junio y los comicios del domingo 1 de noviembre, y advertía sobre cómo éstas podían afectar los resultados de las elecciones.

INFOBAE

ERDOGAN BUSCA EN LAS URNAS FORTALECER SU PODER EN TURQUÍA

El gobernante Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) buscará este domingo 1 de noviembre recuperar la mayoría absoluta en el Parlamento, que los ciudadanos le negaron en las elecciones del pasado 7 de junio. Dos tercios de los escaños es lo que necesita el Presidente islamo-conservador Recep Tayyip Erdogan para reformar la Constitución y pasar de un sistema de república parlamentaria a presidencialista.

El primer ministro Ahmet Davutoglu fracasó en las negociaciones para formar un Ejecutivo de coalición, por lo que Erdogan convocó a elecciones legislativas anticipadas. En estos últimos cincos meses, Turquía hizo un salto en el tiempo hacia décadas atrás con el resurgimiento de un supuesto “Estado Profundo” –una suerte de poder paralelo– y la escalada contra los rebeldes del Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK).

En la víspera de los comicios, Infobae habló con la directora del programa de investigación “Turquía Contemporanea” del Instituto Francés de Relaciones Internacionales (IFRI), Dorothée Schmid; con el profesor de ciencias políticas en la Universidad de Baskent en Ankara, Menderes Çınar; y con la activista por los Derechos Humanos y profesora de Relaciones Internacionales en la Universidad de Süleyman Sah en Estambul, Maya Arakon.

“El clima de violencia y miedo en el que vivimos no es más sostenible. Los que murieron en los atentados de Suruç eran nuestros estudiantes –dijo Arakon–. Los que murieron en los atentados de Ankara eran nuestros amigos. En este país, como miembro de la oposición, militantes de los Derechos Humanos, activistas pacifistas, uno pone en riesgo su vida”.
Un cartel en Estambul pide el voto para el primer ministro, Ahmet Davutoglu
Reuters
Turquía y Alemania, socios en la crisis migratoria

Las autoridades dan cuenta de más de dos millones de refugiados sirios en suelo turco, pero Maya Arakon y Dorothée Schmid coinciden: en realidad no se sabe cuántos son, ni quiénes son. O dónde van a vivir y de qué van a trabajar.

“Lo que sí se sabe es que muchos de ellos están en situación de calle, piden limosna o trabajan en negro. Abrimos las puertas, sin más. No es manera de tratar la cuestión migratoria”, dijo Arakon.

A cambio de frenar a los refugiados, Ankara solicitó a Bruselas un aporte de 3.000 millones de euros, la flexibilización de los visados a ciudadanos turcos y abrir nuevos capítulos en la negociación para el ingreso del país a la Unión Europea (UE).

Ángela Merkel, quien ha estado “siempre en contra de la adhesión de Turquía”, como lo recordó en una entrevista con la televisión pública alemana el pasado 9 de octubre, viajó a Estambul pocos días después y se reunió con el Premier y el Presidente.
Merkel, que desde antes de ser elegida canciller de Alemania, en 2005, abogó por un estatus de “socio privilegiado” en vez de la membresía permanente, prometió “dinamizar” el proceso de ingreso de Turquía al bloque europeo. Para Arakon, la crisis de los refugiados ha traído más beneficios que problemas al presidente turco.

––¿En qué medida la crisis de los refugiados sirve a Erdogan para lograr la entrada de Turquía en la UE?

––No creo que esté buscando la adhesión europea. Lo que busca es que hagan la vista gorda en su estrategia para ser el “hombre único”. Y lo está logrando. Tal vez porque a Europa tampoco le importe mucho lo que haga Ankara. Pero sería un error: lo que sucede aquí, ocurre al día siguiente en Europa.

Turquía es el país con más tiempo como candidato en la carrera europea. Entre un tercio y menos de la mitad de la población turca es favorable a su ingreso, lejos del 70% de apoyo en la fase previa a las negociaciones, en 2004.

––Y la liberalización de visados para los turcos que viajan a Alemania, ¿cómo podría afectar los votos de este domingo?

––Podría ser una carta para jugar con los liberales, pero sin mucho alcance. Nosotros nos olvidamos de lo que es la Unión Europa. Estamos demasiado preocupados por la situación fronteras adentro.
La intención de Erdogan es pasar de un un sistema de república parlamentaria a presidencialista.
Reuters
Ankara, Damasco y el Estado Islámico

Un atentado el último 20 de julio en Suruç, una ciudad del sureste turco, próxima a Siria, dejó 33 muertos. El 10 de octubre, otras 102 personas fallecieron en Ankara, en un doble ataque bomba. En ambos casos las victimas eran militantes de izquierda y pro kurdos; el Estado Islámico fue señalado por el gobierno como el autor de la masacre.

¿Qué riesgo representa el Estado Islámico en Turquía? No se sabe cuántos turcos se fueron a Siria, ni cuántos yihadistas pasaron la frontera hacia Turquía. Hay líderes del Estado Islámico que circulan sin trabas. Viven en Estambul; disfrutan del confort y las comodidades de la ciudad y los shoppings sin que la policía los moleste, dijo Dorothée Schmid.

Turquía, que comparte unos 900 kilómetros de frontera con Siria, vio en Damasco un aliado, un “amigo” incluso, como decía Recep Tayyip Erdogan de Bashar al Assad antes que éste pasara a ser su peor enemigo. El quiebre en las relaciones bilaterales fue en 2011, con la “primavera árabe”.

Al ignorar el llamado de Ankara a cesar la masacre de civiles, Damasco no sólo planteó un problema de Derechos Humanos. El régimen apareció además como un obstáculo para las ambiciones de Erdogan de ser reconocido como referente democrático y líder en la región del antiguo Imperio otomano.

El presidente turco renunció entonces a su política exterior llamada “cero problemas con los vecinos”, y respaldó a la oposición de al Assad con logística y armas, sin importar que se tratara del Ejército de Liberación Sirio o grupos extremistas que se vincularían luego al Estado Islámico.

En qué medida Ankara quedó atrapada en su propio juego con el Estado Islámico lo contesta Schmid. “Sobre la autoría de los atentados, se manejan principalmente dos hipótesis. Esa es una. La segunda hipótesis sería más grave todavía. Es la del Estado profundo”.

Decenas de personas yacen en el piso en Ankara
El 10 de octubre, un doble atentado suicida contra una manifestación opositora en Ankara dejó 102 muertos
Reuters
La vuelta del Estado profundo, ¿mito o realidad?

El Estado profundo se refiere a una red secreta integrada por policías, militares, miembros de inteligencia y de la mafia. Su objetivo: sembrar el terror y el caos, para moldear el destino del país de acuerdo a sus intereses. Sería el responsable de asesinatos y atentados que marcaron el “gran relato nacional turco”, como lo llama la politóloga francesa.

El AKP se propuso, a partir de 2007, terminar con el Estado profundo. La investigación a una red criminal llamada Ergenekon llevó a la detención de 276 personas, acusadas de allanar el camino hacia un golpe de Estado, y la casi totalidad de ellas fueron condenadas en el marco de un juicio de gran impacto.

Por la magnitud creciente de los arrestos y el perfil de los detenidos –que incluyeron a dirigentes de ONG, periodistas, universitarios–, asomó otra idea sobre el juicio: tal vez no era la limpieza que decía el gobierno, sino una maniobra del propio Estado profundo para intimidar y hacer callar a la oposición.

Ahora a surgido la hipótesis de que los atentados de Ankara sean producto del Estado profundo, esta vez en connivencia con el Estado Islámico. “No me sorprendería que haya habido determinado grado de complicidad entre el gobierno, el Estado profundo y el Estado Islámico –dice Arakon–, pero el ISIS suele reivindicar sus atentados. No fue el caso. Lo que le puedo decir es quién no lo hizo. No lo hizo el PKK.

Los kurdos, el voto clave

Ankara contaba desde octubre de 2014 con el respaldo del Parlamento para intervenir en Irak y Siria contra “los grupos terroristas”, pero atacó por primera vez las posiciones el Estado Islámico el pasado 24 de julio. La ofensiva fue en repuesta a los atentados de Suruç.

En operativos paralelos, se bombardearon objetivos del PKK, en represalia por el asesinato de dos policías que fue reivindicado por los rebeldes.

Con ese doble frente, el Gobierno intenta responder a una creciente inquietud del electorado por el avance yihadista y hacerse con los votos nacionalistas a través de una retórica bélica frente al reclamo independentista de los kurdos.

La escalada entre Ankara y el PKK buscó también debilitar el Partido Democrático de los Pueblos (HDP), pro kurdo, que en las elecciones de junio superó el umbral del 10% requerido para entrar al Parlamento y logró con más 80 diputados romper con la hegemonía histórica del partido de Erdogan y Davutoglu.

INFOBAE

PRINCIPALES DIARIOS DEL MUNDO PIDEN A ERDOGAN GARANTÍAS PARA LA PRENSA

Directores de más de 50 medios de comunicación internacionales han enviado una carta abierta al presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, en la que expresan su profunda inquietud por el deterioro de la libertad de prensa en el país en vísperas de las elecciones legislativas del domingo.

El cierre de televisiones, el bloqueo de diarios digitales y la confiscación de revistas sólo son una parte de la persecución que, según editores y periodistas turcos, atraviesa en estos momentos la libertad de expresión en el país euroasiático.

Del otro lado, los trabajadores de los medios de comunicación también sufren las atrocidades de grupos terroristas que operan en el país, como el Estado Islámico (ISIS). El viernes 30, a sólo dos días de los comicios generales, fueron hallados decapitados el activista-periodista Ibrahim Abdelkader y su amigo Fares Hamadi en el domicilio de este último en Sanliurfa.
La iniciativa de la carta a Erdogan cuenta con el respaldo del PEN Internacional, el Instituto Internacional de Prensa (IPI, por sus siglas en inglés) y la Asociación Mundial de Editores de Diarios y Noticias (WAN-IFRA, en inglés). Además, entre los firmantes del documento figuran los responsables de los diarios The New York Times, La Stampa, Süddeutsche Zeitung y El País.

La carta fue escrita en inglés, pero al final puede leerse las firmas de sus autores
En el documento se enumera una serie de ataques a periodistas y publicaciones en los dos últimos meses, entre los que se incluyen dos ataques a las oficinas del periódico Hurriyet; una agresión física al conocido periodista Ahmet Hakan Coskun; la intervención del grupo Koza Ipek Media esta semana, la detención de tres informadores que trabajan para VICE News (entre ellos, Mohammed Ismael Rasool, aún en la cárcel), así como actuaciones de la Fiscalía y otros arrestos.

“Lo instamos a utilizar su influencia para garantizar a los periodistas, sean ciudadanos turcos o miembros de la prensa internacional, protección y permiso para hacer su trabajo sin trabas”, se lee en la carta.

“En vísperas de las importantes elecciones del 1 de noviembre (…), el fracaso del gobierno turco a la hora de apoyar y proteger a los periodistas cuando es menester socava la reputación internacional del país y daña su estatus democrático. (Los firmantes) compartimos la generalizada inquietud de que los recientes acontecimientos son parte de una campaña para silenciar cualquier oposición o críticas al Gobierno ante las elecciones”.

Según un artículo del diario El País, Turquía es un Estado signatario de la Convención Europea de Derechos Humanos y el Acuerdo Internacional de Derechos Políticos y Civiles. La Constitución turca de 1982 incorpora estos derechos y los hace extensivos a sus ciudadanos. Todas las instituciones del Estado turco tienen la obligación de respetar e implementar el derecho a la libertad de expresión.

INFOBAE

TURQUÍA QUIERE ENCARCELAR A DOS NIÑOS POR ARRANCAR CARTELES DE RECEP TAYYIP ERDOGAN

La Fiscalía de la ciudad turca de Diyarbakir ha pedido entre uno y cuatro años de cárcel para dos niños, de 12 y 13 años respectivamente, acusados de “ofensa al presidente” Recep Tayyip Erdogan por arrancar carteles con su imagen, informó el miércoles el diario turco Radikal.

Los dos chicos son primos y fueron arrestados el pasado 1 de mayo cuando arrancaban carteles del presidente en un barrio de esa ciudad del sureste turco.


“Venía con mi primo del mercado y arrancamos los carteles para vender el papel a los que lo reciclan. No nos fijamos mucho en el dibujo. No sabíamos quién era. Sólo queríamos vender el papel“, han asegurado los dos jóvenes.

La Fiscalía argumenta que es un delito tipificado en el artículo 299 del Código penal.

Al ser los acusados menores de edad, la sentencia tendría que ser, como máximo, la mitad de lo que pide la abogacía estatal.

La Policía irrumpió el miércoles en las oficinas de dos cadenas opositoras

En los últimos años se han abierto numerosos procesos por “injurias al presidente”, varios de ellos a menores de edad, si bien el más llamativo ocurrió en febrero, cuando la Fiscalía pidió cárcel para la diseñadora Merve Büyüksaraç, ex “Miss Turquía“, por haber compartido en una red social un poema satírico que ni siquiera mencionaba el nombre o cargo del presidente.

“Juzgar a dos niños por arrancar carteles del presidente, cuando quizás ni sepan quién es, es algo totalmente deplorable desde un punto de vista del sistema judicial”, ha declarado a la prensa el abogado de los dos chicos, Ismail Korkmaz.

INFOBAE