MISTERIOSA CADENA DE EXPLOSIONES EN CHINA DEJÓ 7 MUERTOS Y 51 HERIDOS

Al menos siete personas murieron, 51 resultaron heridas y dos están desaparecidas al producirse el miércoles 30 17 explosiones, al parecer provocadas, que afectaron a numerosos edificios públicos en la región meridional china de Guangxi. Por el momento, la policía local descarta que se trata de un ataque terrorista.

Los estallidos se iniciaron a las 15:50, hora local (07:50 GMT), en Liucheng, una cabecera de comarca de la región, y en otras zonas de los alrededores, como la ciudad de Liuzhou. Asimismo, afectaron la sede del gobierno local, un hospital, una estación de autobuses, varias zonas comerciales y una prisión, según información de la televisión estatal CCTV.
Las 17 explosiones en diferentes puntos dejaron 17 muertos, 51 heridos y dos desaparecidos en Guangxi, China
Reuters
Pese al alto número de explosiones en lugares estratégicos y a la fecha sensible –mañana China celebra su Día Nacional, el aniversario de la fundación del régimen comunista–, la policía local ha insistido en que descarta que grupos armados estén detrás de los ataques y apunta, por ahora, a un único sospechoso.

Este presunto autor, un vecino de Liucheng apellidado Wei y de 33 años, ya ha sido detenido, señaló la agencia oficial Xinhua. La serie de 17 explosiones, según los medios oficiales chinos, se produjo en poco más de una hora, a media tarde. Al parecer, los paquetes explosivos habían sido repartidos por mensajero, un servicio ubicuo en toda China gracias al gran auge del comercio electrónico.

Equipos de bomberos, policías, trabajadores sanitarios y otros efectivos están desplazados en las zonas afectadas para labores de rescate y para atender a los heridos.
Pese a que ocurrió en la víspera del Día Nacional, un festejo nacional organizado por el Partido Comunista, el gobierno descarta que se trate de un atentado
AFP
Imágenes enviadas por testigos a través de la red social Weibo (el equivalente chino a Twitter) muestran los estragos causados por los explosivos, que derruyeron buena parte de un edificio de cinco plantas y afectaron la fachada de una sede del gobierno comarcal, donde muchos cristales de las ventanas se rompieron.

También se ve a varias personas en el suelo, atendidas de urgencia así como motocicletas y otros vehículos dañados por las potentes detonaciones, que llenaron de cascotes y escombros las zonas aledañas.
Con anterioridad, ciudadanos descontentos con la situación económica habían sido autores de ataques con explosivos en China
AFP
Investigaciones preliminares apuntan a que las deflagraciones podrían provenir de paquetes mandados por correo que contenían explosivos, por lo que la policía local ha pedido a los vecinos que no abran ningún envío sospechoso.

El suceso se produce en víspera del Día Nacional, una conmemoración del régimen comunista con fuertes connotaciones políticas en la que buena parte de la ciudadanía china disfruta de una semana de vacaciones, por lo que se incrementan las medidas de seguridad en muchas ciudades y zonas turísticas.
Reuters
China ha sufrido durante años esporádicos ataques con explosivos contra sedes de gobierno locales, especialmente en zonas rurales, donde muchos de los autores de estos atentados eran personas descontentas con decisiones de las autoridades, especialmente expropiaciones de tierras o demoliciones forzosas.

En septiembre de 2012, un ex trabajador de la construcción chino que quedó paralítico en un accidente laboral en 1994 y llevaba años pidiendo una indemnización a las autoridades murió tras detonar un artefacto explosivo durante una reunión con políticos locales para exponer sus quejas.

Meses después, en mayo de 2013, dos personas descontentas con otro gobierno local por un asunto de compraventa de tierras causaron una explosión en un edificio municipal en la provincia suroccidental de Yunnan, lo que causó cuatro muertos y 16 heridos.
Las autoridades detuvieron a un hombre, que creen que fue quien repartió los explosivos que detonaron en menos de una hora en distintos puntos de la ciudad
Reuters
En julio de 2013, un hombre de 34 años que había quedado paralítico por una paliza policial hizo estallar un artefacto que sólo causó un herido (el propio autor de la explosión) pero generó gran alarma al estallar en la Terminal 3 del Aeropuerto de Beijing, una instalación con extremas medidas de seguridad.

Por otra parte, en China se han registrado en los últimos años ataques con cientos de muertos que el régimen comunista sí considera ligados a movimientos terroristas, especialmente en la región de Xinjiang, donde operan grupos separatistas que Beijing liga a redes yihadistas internacionales.

INFOBAE

FacebookTwitterWhatsAppCompartir