“MI VIDA QUEDÓ MARCADA DESPUÉS DEL ACCIDENTE DE LA RUTA 164”

Esaú Ezequiel Téllez Ramos, de 38 es uno de los sobrevivientes del fatídico accidente de la ruta 164 en Managua donde murió  Ada Fabiola Vargas Tapia el pasado 28 de febrero.

Téllez aún tiene los rastros del suceso que estremeció el país esa noche. En sus pies están las cicatrices palpables que no lo harán olvidar lo que vivió ese día.

“Todos creían que iba a morir, aparte de la muchacha (Ada Fabiola) que en paz descanse, pero Dios me ha tenido aquí para contar la historia y a toda mi familia que no estaba animosa, (…) tuve 17 fracturas, se quebraron mis costillas, en el dedo me hicieron varias puntadas” subraya aún asombrado.

El sobreviviente fue dado de alta este viernes 19 de mayo luego de permanecer internado más de dos meses en un hospital capitalino.

“Yo no voy a quedar igual, pero lo único que le doy gracias a Dios es que voy a volver a caminar” dice un tanto resignado y con el brillo de sus ojos apagado.

La tragedia se registró a las 9:06 p.m. y quedó registrado en las cámaras de un vehículo que transitaba por ese lugar. 

“PERDONO AL CHOFER QUE VENÍA CONDUCIENDO”

“Yo iba feliz saliendo de mi trabajo, al día siguiente iba a trabajar, ese día nos pagaron y pues iba feliz; sin embargo minutos después jamás imaginé que mi vida cambiaría”, relata.

Recuerdo que en el accidente miraba el bus como de tres pisos, arriba tenía al muchachito de 15 años sangrando de su cabeza, abajo a la muchachita gritando desesperada,  yo estaba como en 3D , ni yo mismo me imaginaba que así serían mis fracturas” dice en tono pausado.

Esaú Ezequiel Téllez asegura que aún desconoce si volverá a trabajar pues la recuperación total es incierta. Su familia afirma que jamás olvidará que Dios le dio una oportunidad más para seguir adelante y deslindan al conductor que fue declarado culpable por el delito de homicidio imprudente pues eso no hará que las cosas cambien.

La familia del joven permanece conmovida y afirman que su vida cambió luego de esa fatídica noche
La familia del joven permanece conmovida y afirman que su vida cambió luego de esa fatídica noche

“Yo no culpo a él ni a nadie, pero la verdad como dice Dios: amo al pecador pero no al pecado, él tiene que pagar las consecuencias, ni modo”, dice con una biblia a la par y postrado en su cama.

Investigaciones determinaron que el conductor del bus placa M 0329, Danny Moisés Vicente Ramírez, de 26 años, circulaba en dirección norte a sur en el carril izquierdo y desatendió la luz roja del semáforo.

Eso provocó que impactara contra la parte delantera del carro placa M 144 250, el cual era conducido por Francisco Javier Tórrez López, de 45 años.

FacebookTwitterWhatsAppCompartir