FINANCIARA NUEVO HOSPITAL DE OCCIDENTE.

El Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) y el Ministerio de Hacienda y Crédito Público de Nicaragua firmaron un contrato de préstamo para financiar la construcción y equipamiento de un hospital en la provincia occidental de Chinandega.

El crédito fue firmado este lunes en Managua por el director por Nicaragua ante el BCIE, Silvio Conrado, y el ministro nicaragüense de Hacienda y Crédito Público, Iván Acosta. En la firma del “Proyecto de Construcción y Equipamiento del Hospital Departamental de Chinandega” estará presente la ministra nicaragüense de Salud, Sonia Castro.

El BCIE espera beneficiar a la población de Chinandega, de unos 427,000 habitantes, por medio de la construcción del hospital, que tendrá una capacidad de 300 camas, 45 camas de reserva, 86 camas de hospitalización, ocho quirófanos, 10 puestos de recuperación post operatorio, 31 consultorios, 16 puestos de hospitalización ambulatoria y 12 puestos para pacientes con insuficiencia renal.

FacebookTwitterWhatsAppCompartir

ARRANCA DISTRIBUCIÓN DE LIBROS TEXTO PARA CENTROS DE ESTUDIOS DE TODO EL PAÍS

Este lunes inició la distribución de más de 3 millones de libros de texto que el Gobierno está garantizando a los estudiantes y maestros en este año lectivo 2015.

Los libros están siendo entregados en los colegios de los 153 municipios del país, e incluye textos impresos en los idiomas que hablan las comunidades indígenas de la Costa Caribe Nicaragüense.

El Asesor Presidencial para la Educación, Salvador Vanegas, explicó que son 126 tipos de textos los que ha preparado el Gobierno, entre estos los de secundaria donde se ha hecho un esfuerzo muy grande este año para entregar todos los títulos necesarios en cada una de las materias.

En el caso de primero y segundo grado los textos incluyen en nuevo sistema de lecto-escritura con enfoque fónico-analítico- sintético y la enseñanza amigable de las matemáticas.

En el inicio de la distribución estuvieron presentes muchachos de la Federación de Estudiantes de Secundaria (FES), quienes se mostraron satisfechos de que este año podrán tener sus libros desde el primer día de clases.

Elena García, Presidenta de la FES, aseguró que el compromiso de los estudiantes es cuidar este regalo y sacarle el máximo provecho para su propia enseñanza.

Estos textos fueron preparados por un equipo de expertos nicaragüenses y elaborados con materiales de muy alta calidad.

Los colegios de Managua han sido los primeros a quienes se les ha hecho entrega estos textos. En el Colegio Ramírez Goyena se congregaron directores, maestros y estudiantes de los diferentes colegios del Distrito II de Managua para juntos ser partícipes de esta restitución del derecho a contar con mejores herramientas educativas.

Perfecto Arroliga, director del Colegio Adrián Rojas, aseguró que esta es la primera vez que la comunidad educativa del país es testigo de una entrega masiva de texto en cada una de las modalidades.

‘Es gracias al Gobierno del Comandante Daniel Ortega que ahora en Nicaragua hay nuevos horizonte en que los estudiantes van a tener sus textos escolares para un mejor estudio’, afirmó Arroliga.

Cabe señalar que hasta hace pocos años el gobierno no podía imprimir la cantidad suficiente de libros para cada uno de los estudiantes del país, lo que evidenciaba las limitaciones del sistema nicaragüense.

Además de los estudiantes los otros grandes perjudicados eran los maestros quienes al no tener libros de planeación debían recurrir a Internet u otros medios para poder impartir las clases.

EN 2014 SE REGISTRARON 570 DEMANDAS POR INVESTIGACIÓN DE PATERNIDAD.

Tras varias rupturas a lo largo de más de una década juntos, Gioconda Alvarado decidió finalmente separarse de su pareja, un hombre que trabaja como disc jokey. Al momento de terminar la relación, el hijo de la pareja tenía 10 años y no había sido reconocido por su padre.

‘El niño no estaba inscrito con los apellidos de su papá porque cuando nació no estábamos juntos y yo lo fui a apuntar. Cuando regresamos le dije que fuera a reconocerlo, pero nunca quiso. Ahora que nos separamos no me le da nada, entonces vine a demandarlo para que lo reconozca y también por alimentos’, contó Alvarado mientras hace las gestiones en los juzgados de la Familia de Managua.

En 2014, los nueve juzgados de la Familia de la capital registraron 570 casos de investigación por paternidad y por maternidad. En el mismo año se reportaron 135 impugnaciones, que son los casos cuando él o la demandada no acepta la imputación.

‘Él quiere que hagamos trato entre los dos, que demos cada uno para la mitad de los gastos’, dijo Alvarado, quien lava ropa y vende cepillos.

Su hijo mayor tampoco fue reconocido por su padre, pero a este, dice, no puede demandarlo porque ‘está en El Salvador y no sé la dirección’.

Francis Valdivia, abogada del Movimiento María Elena Cuadra, dice que en el 40% del total de casos por pensión de alimentos que llegan a esa organización, es necesario promover un incidente para investigar la paternidad.

‘Dentro del proceso de pensión de alimentos se abre un incidente de paternidad en el que se solicita al juez que lleva la causa, que ordene la realización de la prueba de paternidad a través de un examen de ADN. Esta prueba tiene un costo de US$250, pero si el padre es de escasos recursos, puede solicitar al Estado que lo exonere de este monto’, explicó Valdivia.

La ley establece que si el padre no se presenta al juicio, se presume la paternidad y se decreta la pensión de alimentos. El proceso, de acuerdo con la abogada, dura entre seis y ocho meses.

‘La impugnación es cuando el hombre dice que no es el padre de ese hijo o hija. Ha habido casos en los que se impugna la paternidad y se confirma que los hombres no son los padres biológicos’, sostiene la abogada.

Según Valdivia, a esa organización llegan madres de ‘niños pequeños, de apenas tres meses, incluso han venido mujeres en estado de gestación a solicitar pensión por alimentos, pero aún no está en vigencia el Código de la Familia’ que estipula este derecho.

Silvia Ortega tiene dos hijas, una de 17 y otra de dos años y medio. La más pequeña es autista y requiere de atención especializada. En enero de 2014 demandó por alimentos al padre de su hija menor.

Mientras se realizaba el juicio, el padre reconoció a la niña y la jueza mandó a darle alimentos provisionales. Durante dos meses el padre pagó el monto estipulado en concepto de alimentos provisionales y en septiembre de 2014 se emitió la sentencia, que estipula el pago mensual de C$5,000 y de C$1,000 por alimentos retroactivos, que son los alimentos que no proporcionó durante el año anterior a la demanda y que en total suman C$60,000.

El caso ahorita está en apelación. ‘Los dos apelamos. Yo apelé por los C$1,000 que manda a pagar mensualmente por los alimentos retroactivos porque eso significa que los pagará en cinco años’, señaló Ortega.

Cuando salga la sentencia en apelación, tiene previsto presentar una acusación por la vía penal debido a que desde que fue emitida la sentencia en el Juzgado de la Familia, el padre de su hija no ha pagado la pensión.

Según datos del Complejo Judicial de Managua, en 2014 se registraron 1,135 acusaciones por incumplimiento de deberes alimentarios. Estas se registran en la vía penal y se dan cuando el padre incumple con el pago pese a que ya hay una sentencia a favor del hijo o hija.

Esta acusación puede derivar en encarcelamiento, pero se puede suspender el proceso si el padre paga durante el juicio.

1,135 acusaciones por incumplimiento de deberes alimentarios se registraron en 2014 en Managua

El Código de la Familia que entrará en vigencia en abril crea nuevas pensiones. El artículo 319 estipula que ‘la madre podrá solicitar alimentos para el hijo o hija que está por nacer cuando este hubiese sido concebido antes o durante los 270 días a la separación de los cónyuges o convivientes, salvo prueba en contrario, la que se tramitará como incidente’.

Según los expertos, este es un derecho ‘eventual’ que debe ser confirmado cuando él o la bebé nazca.

La nueva legislación también contempla pensiones para hermanos, padres y madres que se encuentren en el desamparo.

El artículo 316, numeral c, establece que se deben alimentos ‘a los hermanos y hermanas, ascendientes y descendientes hasta el segundo grado de consanguinidad, cuando se encuentren en estado de necesidad o desamparo’.

En tanto, el artículo 317 contempla el derecho a demandar por alimentos aunque los padres no estén separados.